Sevilla 3-0 Cádiz

Empieza puerto

(José Antonio Vera Luque) 25-01-2020

“A quien Dios se la dé, que San Pedro se la bendiga”, era la típica frase de José María García cuando en aquellos Tours de Francia de ciclistas de gorrita con visera para atrás, y bicicletas con los cables del freno por fuera, comenzaba un puerto de la categoría denominada “Tevacagá”, prediciendo grandes pajarones, y bicicleteros haciendo eses por las carreteras con la lengua fuera y la vista nublada. Aplíquese al actual momento del Cádiz. Hoy ha empezado el puerto más duro de toda la temporada. Llámelo Tourmalet, llámelo Mortirolo, llámelo cuesta de Javier de Burgos, tras salir harto sangría del restaurante mexicano allí situado. Toca plato chico y piñón grande. Y coco. Mucho coco.
 
El partido de hoy entra dentro de la lógica. Visitar a un equipo que colecciona copas de la UEFA, como si fueran los platos de Picasso que regalaba el Diario, y que está claramente por encima en plantilla y en cuenta bancaria, significa que te puedes hacer ilusiones, pero que si perdemos es lo normal. Ir contra la lógica supone una heroicidad. Y lo mismo este año ya hemos cubierto el cupo de heroicidades, y si acaso hubiera que reservar alguna, lo mismo es mejor para más adelante. Eso sí, una cosa es esperar la derrota y otra cosa es hacernos el harakiri. De los tres goles, dos llevan papel de regalo y lacito con filigrana. Si En-Nesyri acaba Pichichi espero que tenga a bien pasarse por Cádiz y conviá. En el primer gol, hoy tocaba Ledesma Mister Jeckyll. Y en el tercero, se le ha hecho un bonito homenaje a los partidos de futbito de gente quemá, donde los despejes son churriguerescos, y los remates de cabeza parecen prohibidos por prescripción médica. Desastroso. Y cuando ya uno esperaba el cuarto para cumplir esa puñetera tradición del cuatrocerismo de los Cádiz-Sevilla durante el Carnaval, o en tiempos de COAC (En 1986, en 1990 con triplete de Polster, en 2006…y hasta en 1998 nos metió cuatro el Sevilla B), resulta que, bien por un relax de sevillanas maneras, bien por un arreón de orgullo caletero, tuvimos tres o cuatro de claridad. Con que hubieran entrado un par de ellas, le hubiera dado un aliño a los últimos minutos que no te digo . Sirvieron por lo menos para darnos cuenta de que tampoco era descabellado sacar un puntito a poco de tener una mijita más de concentración abajo, y una mijita más de acierto arriba. Pero mijita menos por allí, mijita menos por acá, tres a cero y pa casa sin pagar el peaje, que algo bueno hay que sacarle al día.
 
Mientras que la clonación no esté permitida, el sueño de contar con Fali en el medio del campo, y Fali en el centro de la defensa, será solo eso: un sueño. Ya no sé dónde hace más falta. La presencia del futbolista calé junto a Espino, le da a la zaga cierto plus de garra, que en momentos puntuales de pelota suelta, o de delantero más gambeteador de la cuenta, sirve más de lo que parece. Estos dos mean para limitar el territorio como los leones en la sabana. Cuando el rival llega al área y se encuentra con estos dos, traga saliva y mira a ver si tiene todos los papeles en regla, como si vieran desde el coche a una pareja de la Guardia Civil con pipo y todo. Si la jugada del tercer gol pasa entre Fali y Pacha, acaban los dos a piñas. Hay tragantá seguro. Ante la ausencia del charrúuuua (entonado con voz de Fali Mosquera), la papeleta de Baró era gorda, y podía pasar lo que pasó. Debutar en primera teniendo que parar a Navas, al cual seguramente Marc Baró lo viera ganando el Mundial siendo un chiquillo, mientras que la madre le pelaba un pero, era un marrón guapo para el chaval. La fase novatada ya está pasada, picha. Para el próximo partido ya no pasa. Pero el hecho de colocar a Baró de titular, y hacer debutar a Nieto aún con el partido ya desahuciado, suena a mensaje subliminal de Cervera. Ir al Sánchez Pizjuán a jugar contra el campeón de la UEFA y terminar el partido con dos canteranos debutantes suena a “Ficharme gente cojones”. Po eso.
 
Pero aparte de laterales, medios y delanteros (por pedir que no quede), no estaría mal que el Cádiz contratara a un psicólogo. El currelo que tiene por delante ahora mismo es más de cabeza que de otra cosa. Puede suceder que encadenemos cuatro derrotas seguidas, y que veamos como poco a poco, los de abajo se nos acercan. Puede que lleguemos a Marzo mucho más metidos en la bronca de abajo que ahora. Es más, miren la clasificación que auguro que nos queda poco tiempo por la parte media…hasta por lo menos unas semanitas. El mes de febrero va a ser duro, muy duro. Para los que elegimos como hobbies primarios el Carnaval y el Cadismo antes que la jardinería, la filatelia o el yoga tántrico, se nos viene encima un Febrerillo en el que nos tendremos que conformar con concursos pretéritos y añoranzas falleras, y con un Cádiz siendo carne de cañón de los grandes del fútbol nacional. Cualquier punto que se rasque bueno es, pero ponerse en lo peor. Así que lo mismo es mejor que contraten a dos psicólogos: uno para la plantilla, y otro para tos nojotro. Afú.